¿Cómo informarse sin caer en fake news?

La campaña presidencial y posterior elección de Donald Trump como Presidente de los Estados Unidos de América ocupa gran parte de la actualidad informativa desde hace varios meses. La Comunicación es una de las áreas que más fuertemente han sido sacudidas por este huracán informativo, dado el cambio de paradigma que la era Trump ha instalado en los Medios y Redes Sociales.

El triunfo del término “posverdad”, elegido por el diccionario Oxford como palabra del año 2016, revela el turbulento resultado de esta revolución. El término alude a la sustitución de los hechos probados (la verdad, en última instancia) por los sentimientos y emociones que guían la opinión pública.

Datos contrastados frente a noticias falsas

Durante la campaña presidencial de EEUU voló el fantasma de las noticias falsas (fake news) y, como comentamos en este blog, pudo tener un mayor peso del reconocido en la elección de Donald Trump. La surrealista historia de los adolescentes macedonios y sus páginas webs plagadas de anuncios, que solo buscaban el click y que contaban con numerosas noticias plagiadas de fuentes poco fiables pasará a los anales como uno de los grandes timos de la Comunicación del siglo XXI.

Digiday saca unas conclusiones interesantes a este respecto, después de un estudio demográfico, en el que asegura que casi la mitad de los británicos se sobrevalora en la identificación de noticias falsas, mientras que (podemos respirar tranquilos) Facebook no es la fuente primaria de información. Aun así, arroja el preocupante dato de que el 83% de las personas que toman como fuente informativa la red social de Zuckerberg, creen a pies juntillas como veraces aquellas fake news. Otros datos a tener en cuenta del estudio son:

  • La generación Z (aquellos nacidos a mediados de los 90) son menos escépticos a la hora de consumir información a través de canales digitales.
  • Uno de cada cuatro usuarios norteamericanos comparte noticias falsas en redes sociales.
  • Como ya hemos hablado en este blog, las redes sociales deben poner un esfuerzo especial para el filtrado de estos contenidos y todos los ojos están puestos en Facebook.

¿Cómo conseguir información en la era de la “posverdad”?

El más que posible influjo de estas noticias falsas en política ha hecho saltar todas las alarmas y medios, universidades e investigadores de todo el mundo están dedicando sus esfuerzos para desbloquear las claves de esta incómoda situación, sobre todo, ante las próximas elecciones presidenciales europeas en 2017.

La prestigiosa London School of Economics mostró en su blog algunas de las conclusiones que han obtenido para entender este fenómeno:

  • Mapear los sitios de noticias falsas a través de patrones de enlaces. Este método parte de la base de clasificar primero medios que originan estas noticias falsas para después hacer rastreo de cómo se generan sus “ecosistemas”.
  • Mapear las infraestructuras y tácticas de la alt-right (derecha alternativa) en los sitios en los que se organiza online.
  • Comprender las burbujas de interacción con medios en redes sociales más allá de Facebook (del que ya se han hecho estudios).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

*