El caso Beyoncé o cómo usar el Social Media para romper el negocio musical

beyonce

Que un disco de Beyoncé rompa las listas de éxitos en cuanto salga de fábrica es algo que no debería sorprender a nadie. Es Beyoncé, punto. Que lo haga apoyándose en una táctica puramente social es harina de otro costal. La artista americana publicó su último álbum con dos ideas claras y ganadoras, construyendo el modelo de negocio: sería visual y sería para la gente. Un millon de copias despachadas en iTunes en menos de una semana demuestran que han convertido la jugada en un movimiento maestro.

Beyoncé publicó en iTunes un disco con 14 canciones y 17 vídeos al imbatible precio de 15,99 dólares. Tras el alarde se esconde un profundo conocimiento de su audiencia, tan hambrienta (si no más) de estímulos visuales como musicales y de Internet. No hace falta recordar la capacidad viral de un buen vídeo y mucho menos si quien lo firma es un ídolo de masas. Beyoncé no solo vende música sino marca y lo hace aprovechando la potencia multiplicadora de YouTube. Aplausos.

La artista no ha utilizado publicidad, cebos radiofónicos, apariciones en shows televisivos ni otras herramientas del marketing musical al uso para empujar hacia el consumidor su quinto disco. Consciente del altavoz que supone tener millones de seguidores fieles, fans y followers, dispuestos a replicar su palabra, simplemente escribió «Surprise!» Sus ocho millones de seguidores en Instagram y el resto de sus followers en la red hicieron el resto.

La jugada esconde un par de lecciones valiosas para la industria cultural. Beyoncé ha puesto al descubierto el tremendo poder de las redes sociales como herramienta de marketing y como arma para que el artista pueda establecer una relación más inmediata, directa y cercana con sus seguidores. Por otra parte, que el el trabajo se apoye tanto en el vídeo (17 frente a 14 temas) demuestra inteligencia para entender los gustos de su base de seguidores sociales. Los que han convertido el trabajo en un éxito comercial y en un cambio en las reglas del negocio.

Vía | The Middletown Press
Más información | The Washington Post
En Tinkle | La industria musical nos enseña a usar los hashtags

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

*