El caso de Louis C.K.: Pague cinco dólares y haga lo que quiera

El cómico Louis C.K. no sólo es uno de los tipos más graciosos en este momento en EE.UU. También es un genio del hágalo usted mismo hasta el punto de haber dado una lección de iniciativa emprendedora al resto del mundo. Lo ha logrado gracias a su talento, a su reputación y a su trabajo en las redes sociales.

Hace un par de meses pagó con su dinero la grabación de un show especial en uno de los teatros más populares de Manhattan. Lo editó con su MacBook Pro, como acostumbra a hacer, y lanzó lo que ha llamado “experimento”: ha vendido el vídeo por 5 dólares exclusivamente desde su página web y sin ningún tipo de protección de derechos digitales (DRM). Es decir, uno paga 5 dólares y puede hacer lo que le venga en gana con el poco más de 1 GB que se descargue. ¿Resultados?

En cuatro días ganó 250.000 dólares; en un mes ha ganado un millón de dólares. Es decir, en cuatro días tuvo 50.000 clientes y en un mes 200.000. Los gastos de producción habían sido amortizados con el precio de las entradas que pagó el público en los dos pases neoyorquinos. En palabras del humorista escribiendo cinco días después del lanzamiento:

“(…) A día de hoy hemos vendido 110.000 copias por un total de 500.000 dólares (…). Tengo un beneficio de 200.000 dólares. Esto es menos de lo que me habría pagado una gran empresa por simplemente grabar el show y dejarles venderlo, pero ellos te habrían cobrado 20 dólares. Te habrían dado una copia encriptada y restringida a una región del mundo y de poco valor y se habrían quedado con tus datos para su propio uso. Habrían controlado la distribución internacional indefinidamente. [En cambio] así sólo has pagado 5 dólares, puedes usar el vídeo como quieras, verlo en Dublín o en cuaquier ciudad de Bélgica o Dubai. A mí me han pagado bien, aún soy dueño del vídeo (igua que tú), no has tenido que unirte a nada y nunca más tendrás que oír de nosotros”.

El experimento de Louis C.K. nos muestra algunas cosas. La primera de ellas es que sí hay una masa de consumidores que entre la opción de pagar lo que considere justo y piratear (que también ha ocurrido) elige la primera opción si ésta se le da. La segunda, que una buena gestión de las redes sociales puede dar resultados tremendos: explicaba Enrique Dans que sólo diez días después del lanzamiento, la página del cómico había tenido más de 53.000 «me gusta» en Facebook y 3.300 retweets. El post en Reddit, una de las páginas de selección social de noticias, ha tenido más de un millar de votos y 500 comentarios. Aunque la popularidad previa de la persona ha tenido mucho que ver en el éxito del experimento.

Por último, la tercera lección que el propio Louis C.K. explica es que, gracias a la neutralidad en la Red, todos tenemos el mismo ancho de banda en Internet, ya sea la NBC o yo mismo con mi blog, y los usuarios tienen el mismo acceso a nuestra página. Eso nos iguala y permite que, al menos técnicamente, sea posible competir. Da que pensar.

Deja una respuesta