El email está más vivo que nunca: llegan las newsletter de Inside.com

insidecom

El email tiene una historia curiosa en sus más de 40 años de existencia (el primero de que se tiene constancia data de 1971 y contenía el mensaje «QWERTYUIOP»). Su principal cometido es poder enviar mensajes a otras personas, lo que derivó en la organización de listas de correo para difundir contenidos entre grupos de personas con intereses comunes, y con el tiempo llegaron las newsletter.

Bueno, esta historia es algo inexacta y resumida, pero lo que queremos decir es que los emails de noticias eran algo que primero se hizo a nivel amateur, y luego se convirtió en algo profesional. Y entonces, empezó a decaer hasta 2016, cuando parece que la newsletter ha vuelto mejor que nunca, y para quedarse.

Muchos de los que empezamos a tener interés por escribir un blog personal lo hicimos después de meses de envíos de correo electrónico contando las novedades, enviando enlaces y manteniendo a una comunidad de amigos informados de nuestras aventuras, negocios, o simplemente enviando enlaces a contenidos de humor. Entonces llegó el weblog (blog) y con ello todo se hizo más cómodo, aparte de que la audiencia podía llegar a crecer bastante.

Pero la idea de la newsletter encaja perfectamente con la principal razón para enviar un correo a un grupo de personas: mantenerlos al día de lo que les puede interesar, proveniente de una fuente de confianza a la que todos conocen. Esa era, en esencia, la razón de ser de una de las publicaciones más famosas y con mayor éxito de la historia: el Reader’s Digest. El creador, Wallace de Witt, «quería reunir en una revista una muestra de sus artículos favoritos procedentes de varias revistas mensuales«. ¿No es maravilloso?

Las newsletter mal entendidas

 

Partamos de la base de que cualquier servicio de newsletter se lleva a cabo por una razón. Cuando me refiero a «mal entendidas» quiero decir que en ocasiones el concepto de newsletter se alejó de lo que en un principio debía ser. Y eso nos ha pasado a todos. El envío de una newsletter siempre debió ser el envío de contenido único, no publicado tal cual en otro lugar. Pero múltiples factores nos llevaron a adoptar el modelo de «envío de los últimos contenidos de la web/blog».

La idea de Jason Calacanis, el hombre que estuvo detrás de Weblogs, Inc., conecta con este principio y con el principio de las newsletter genuinas: ofrecer a los suscriptores contenidos de alta calidad seleccionados por personas con alto conocimiento sobre el tema y una capacidad exagerada para filtrar lo que realmente importa. Lo que se llama hoy content curation, lo que hace casi 100 años entendió Wallace de Witt.

A esto lo ha llamado Inside, y es una red de newsletters que pretende dos cosas: estar mantenida por humanos y ser flexible y adaptable al deseo del consumidor. Uno puede estar suscrito a lo que desee y aportar feedback valioso, o bien votar por nuevos temas a los que desearía suscribirse. Cuando un tema nuevo llega a los 5.000 suscriptores interesados, se crea la newsletter (lo cual no cabe duda de que consigue una tracción importante de cara a atraer anunciantes).

Calacanis espera llegar al millón de suscriptores a sus newsletters en el plazo de tres años, lo que convertiría Inside.com en un negocio millonario (al menos, supuestamente).

No sabemos si esto triunfará; a un servidor le parece algo grande por su sesgo de confirmación. Sea como sea, Jason Calacanis es un emprendedor en serie (como se le suele etiquetar) y tampoco da puntada sin hilo; vende como nadie y, la verdad, ha tenido sendos fracasos, pero enormes éxitos.

Vía | Calacanis

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

*