Qué es el boca a oreja, y por qué no es algo casual

El boca a oreja es muy conocido por todos, aunque a veces se le llama, curiosamente, boca a boca. Como se cuenta en el libro Sentido Social, boca a oreja parece más correcto porque es así el modo natural en el que nos comunicamos, escuchamos lo que otros dicen, y al tiempo se transmite de la misma manera, para llegar a otros. Boca a boca tiene sentido porque estamos diciendo implícitamente que transmitimos lo que salió de boca de otros.

En fin, el objetivo no es discutir la frase, sino entender cómo funciona: digamos que existen unas condiciones especiales para saber cuándo un argumento va a «romper la pana» y difundirse de forma exponencial, como un virus. Eso es lo que provoca que ese argumento, vídeo, contenido…, se haga viral con todas las de la ley. Y, obviamente, no hay que confundirlo con el falso concepto de lo que se pretende hacer viral, y termina siendo mero contenido promocionado (como el Harlem Shake).

Siempre digo, y mantendré caiga quien caiga, que el viral no se hace, sino que es al revés: cuando aparece un viral nos damos cuenta por sus características, cuando ya se ha difundido por «medio Internet». El viral lo es porque lo vale, porque es algo que conecta tan profundamente con tanta gente que, necesariamente y de forma natural, se difunde sin aparente freno. Un contenido que se promociona, primero, es peor que el viral real, y segundo, se nota que es contenido promocionado, algo diseñado para ser «gracioso», «original», «que la gente comparta», etc…

Creo que con los virales reales pasa algo que se puede describir por el principio de incertidumbre, pero algo adaptado al Social Media: cuanto más queremos controlar los parámetros que definen o pueden generar un viral, peor resultado conseguiremos. Los virales de verdad logran tocar una tecla especial, logran despertar un sentimiento, una asociación de ideas, algo poderoso que además es común a muchísima gente. Y al conseguir eso, la gente se siente inclinada a compartirlo para ver si a los demás les sugiere lo mismo.

La idea tras esto de los virales es que hay que saber tocar la tecla adecuada en la gente. ¿Cómo se hace? En el artículo que referencio al final se dan pistas para entender cómo es el proceso. Sin embargo, hacerlo conscientemente, lograr triunfar con un viral a base de estudiar y probar, es difícil. Es necesario conocer muy bien a la audiencia, conocer qué puede disparar el interés para compartir un contenido o una pieza, y sobre todo que mucha gente piense en compartirla.

Que se puede, no lo dudo. Que sea bueno, ya es otra cosa. Los «productos sorprendentes» empiezan a cansar cuando salen con tanta frecuencia. Recuerdo los vergonzantes (para mi personalmente) flashmobs, recuerdo el Gangnam Style, recuerdo todas las copias del mismo, el Harlem Shake,… pero realmente, ¿cuántos virales recuerdas tú, y por qué crees que has olvidado tantos otros?

Vía | Linkedin
Foto | artberri

0 comentarios en “Qué es el boca a oreja, y por qué no es algo casual

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

*